"EL CAINEJO" EN HOY POR HOY LEÓN

18 de junio de 2015

El programa de este miércoles estuvo dedicado a una figura emblemática en la historia del montañismo español. Se trata de Gregorio Pérez, más conocido como "el Cainejo", quien en compañía de Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, pisó por primera vez la cumbre del mal llamado "Naranjo de Bulnes", cuyo nombre tradicional (y por ende auténtico) no es otro que "Picu Urriellu". Por lo que parece, y en contra de lo que mucha gente piensa, "cainejo" no es el gentilicio popular de los habitantes de Caín, ya que éste es "caín" (pl. "caínes"), así que esa denominación sería sencillamente un mote de Gregorio. También en contra de lo que se suele decir no era un simple "sherpa" del marqués, porque ambos trabajaron y colaboraron en equipo para lograr el éxito. De hecho Pedro Pidal ya había realizado ascensiones en picos muy difíciles de los Alpes, y en este reto tuvo que ayudar al Cainejo en diferentes ocasiones, sobre todo a la hora del descenso. Todavía existe la vía que siguieron ambos personajes en su hazaña, y cuenta con varios lugares que están catalogados como de gran dificultad en la actualidad.  Cuando hicieron cumbre levantaron tres montones de piedras como testimonio, y por lo me han dicho todavía está en pie el que realizó el Cainejo siguiendo la técnica propia de la zona. Otra prueba de lo complicada que fue la tarea es que Gregorio volvió a intenarlo con otra gente más adelante, y fracasó. 

Tenemos la suerte de contar con un escrito del propio Gregorio Pérez narrando la aventura, en un texto plagado de leonesismos orientales que está disponible en la revista comarcal Montaña de Riaño. Su figura fue cayendo en el olvido en detrimento del marqués Pedro Pidal, quien en cuanto tenía ocasión recordaba que no había sido sólo obra suya, sino del equipo que había formado con el lugareño. Afortunadamente desde hace una décadas ha sido muy reivindicado, aunque a veces cayendo en el extremo contrario, y negando cualquier mérito al noble asturiano. Podría decirse que fue una perfecta cooperación asturleonesa.

En el programa hablamos de estas y otras cosas en compañía de dos grandes conocedores de la zona y del personaje: Santiago Morán, al que tengo la suerte de conocer desde hace décadas, e Isidoro Rodríguez, quien anunció que está a punto de publicar una especie de versión novelada de la vida del Cainejo. Los dos tienen una gran cantidad de libros, y con Ramón Lozano publicaron en 2004 "El Naranjo de Bulnes, el Cainejo y Caín", justo en el primer centenario de la gesta que en agosto cumplirá 111 años. Si queréis ampliar la información os recomiendo este artículo de la revista Desnivel. 

Como curiosidad, y aunque todavía no lo he comprobado, se dice que la familia de Gregorio Pérez hizo labores de enlace durante la Guerra Civil al servicio de los republicanos, y que varios de sus miembros pudieron ser ejecutados por esta causa. 

Os podéis descargar el programa en este enlace.

LAS PINTURAS RUPESTRES DE LA PROVINCIA DE LEÓN EN "HOY POR HOY LEÓN"

11 de junio de 2015

En el programa de hoy hemos tratado el tema de las pinturas rupestres de la provincia de León a través de la publicación de "El manuscrito de los brujos", de Casimiro Martinferre. Casimiro es colaborador de vario medios de comunicación, como "La Nueva Crónica" o "Bembibre Digital", y algunas de sus pasiones son la fotografía, el montañismo y la prehistoria. Ya ha escrito varios libros, como "Aires de Xistra" y "Diario de un Montañero", y en esta ocasión quiere dar su visión personal de estas muestras de arte prehistórico.

Casimiro, que sigue felizmente anclado en el mundo de la fotografía analógica, y que se niega a tener un móvil, comenzó a interesarse en estos temas hace décadas, visitando el Furacón de los Mouros, en la zona de Toreno. Tanto le gustó que se lanzó a los montes bercianos en busca de más, y ya ha descubierto unas siete estaciones rupestres, la última de las cuales va a dar a conocer en breve. Al igual que Juan Carlos Campos con los petroglifos, cuando Martinferre descubre un nuevo lugar con pinturas lo primero que hace es avisar a las autoridades pertinentes, porque además no es partidario de que sean demasiado conocidas y accesibles para posibles vándalos. Además es un gran defensor de la toponimia tradicional, que en esa zona del Bierzo está en lengua asturleonesa, si bien en otras zonas está en gallego. En el programa denunció que la toponimia oficial está escandalosamente mal hecha, con lo que los mapas de IGN la falsean, castellanizándola o inventándosela en ocasiones.

En "El Manuscrito de los Brujos" Casimiro filtra muchos de sus pensamientos, sentimientos, y las charlas mantenidas con los paisanos de los diferentes lugares, quienes a veces le transmitieron interesantísimas leyendas locales. Además incorpora acuarelas de los principales signos, realizadas "in situ" por este artista multidisciplinar. Todo esto (y más) lo convierte en un libro de lo más interesante. Curiosamente ha sido publicado por la editorial asturiana "Calecha Ediciones", ya que ninguna institución ni editorial leonesa mostró interés en hacerlo.

Podéis descargaros la entrevista en formato MP3 en este enlace durante una semana. 


"LOS HIJOS DEL ESLA" EN HOY POR HOY LEÓN

3 de junio de 2015

Hoy he disfrutado en mi sección de historia de León por partida doble: primero porque hemos hablado sobre los ástures, un tema que me interesa muchísimo, y segundo porque la entrevistada era mi amiga María Ferrer Diez, que fue compañera en la asociación Alefh de estudiantes de Historia.

María acaba de sacar a la luz su monografía "Los Hijos del Esla: La Asturia de la Segunda Edad del Hierro" (editado por Cultural Norte), en la que con un tono divulgativo y de forma muy amena cuenta lo que se sabe sobre el pueblo ástur, y en menos de 200 páginas.


María Ferrer es licenciada en Historia por la Universidad de León, y tiene el Máster de Arqueología y Gestión del Patrimonio por la Universidad de Alcalá. Es uno de esos casos en el que en un libro se aúnan los conocimientos "científicos" con la divulgación, que en mi opinión es la mejor de las mezclas de cara al público en general. 

Los ástures podría decirse que son el "pueblo olvidado" en las provincias de León y Zamora, a pesar de que por ambas pasa el río que les daba nombre (el Ástura, actual Esla). Siempre que se habla de este pueblo prerromano se piensa en la provincia de Asturias, que es la que conserva el nombre por avatares históricos, pero el hecho es que los romanos situaron su capital en Astúrica Augusta (Astorga), más o menos en el centro de su territorio.

Hoy en día es habitual que leoneses y zamoranos desconozcan quiénes habitaban estas tierras antes de la llegada de los romanos, aludiendo como mucho a los "celtas", que se han convertido en el saco en el que cabe todo.

Por ello son tan necesarios libros como el de María Ferrer, hechos en plan divulgativo para todos los públicos, pero a la vez con el rigor y la seriedad que se presupone en los profesionales en la materia.  

El libro será presenta este próximo viernes en el Museo de León, a las 20 horas. Os copio la nota de prensa con toda la información sobre el libro y su autora. 

El viernes 5 de junio a las 20 horas se presentará en el Museo de León el libro Los hijos del Esla. Un libro para adentrarse en la vida, costumbres y creencias de los Astures en base a los textos antiguos pero apoyándonos en las investigaciones arqueológicas, con cuyos resultados podemos dilucidar la historia de este pueblo.

En el acto participará Gonzalo Ruiz Zapatero Catedrático de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid junto con su autora María Ferrer Diez.
Viernes 5 de junio a las 20h. Museo de León.
Plaza de Santo Domingo, 8.
Entrada libre, hasta completar el aforo.
El Libro:

El pueblo Astur se dividía en cismontanos y transmontanos según los textos clásicos; los primeros habitaban las tierras más cercanas al río al que deben su nombre: Astura, mientras que los segundos ocupaban el territorio que se extendía entre la Cordillera y la costa cantábrica, entre las poblaciones cántabra y galaica. Con este libro el lector podrá adentrarse en la vida, costumbres y creencias de estas gentes en base a los textos antiguos pero apoyándonos en las investigaciones arqueológicas, con cuyos resultados podemos dilucidar la historia de este pueblo tan complicada de conocer por falta de restos arqueológicos tan relevantes como las necrópolis, fundamentales para el estudio de una sociedad. Sin embargo, a pesar de esta importante carencia contamos con los vestigios de sus viviendas, almacenes, murallas, objetos personales, de labor, restos de su alimentación, etc.

La Arqueología, además, nos ofrece pruebas de los contactos que mantuvieron los Astures con otras poblaciones, incluso estando tan alejadas como por ejemplo los fenicios de Gadir (Cádiz), y nos ayuda a conocer aspectos relacionados con sus creencias religiosas de la mano del sincretismo, o asimilación de las deidades astures con las romanas, y que han llegado a nuestros días gracias a las estelas votivas y funerarias de época romana. También analizamos los datos que nos ofrecen los textos antiguos, y que hoy por hoy se escapan a la Arqueología por falta de pruebas tangibles; caso de sus costumbres, como pueden ser los más conocidos: la covada, el avunculado, o los bailes a la luz de la luna.
“Los hombres van vestidos de negro, llevando la mayoría el manto, con el cual duermen en sus lechos de paja. Usan vasos labrados de madera, como los celtas. Las mujeres llevan vestidos con adornos florales. (…) Así viven estos montañeses que, como dije, son los que viven en el lado septentrional de Iberia; es decir: los galaicos, astures y cántabros, hasta los vascones y el Pirineo, todos los cuales tienen el mismo modo de vida”.
Estrabón, III, 3, 7.
 Comentarios sobre el libro:
 El libro de María Ferrer Diez es una buena introducción para interesarse por el pasado protohistórico astur-leonés y una excelente manera de descubrir que a aquellas centurias y a los Astures se deben elementos importantes que llegan hasta hoy día. Como es el caso del surgimiento del primer poblamiento estable de la zona, el modelo de casa montañesa y probablemente el hórreo leonés y, por último, el modelo agrario tradicional desde el instrumental de hierro agrícola: hoces, azadas, podones y otras herramientas que apenas han evolucionado desde entonces hasta los cencerros delganado, y muy probablemente también formas de explotación agraria que hunden sus raíces en la Edad del Hierro aunque no tengamos, por ahora, todas la pruebas de ello.
De alguna manera todo eso es descubrir el pasado en el presente, es constatar que la genealogía de cosas supuestamente muy modernas y recientes se remonta a la Prehistoria. Por eso, este libro abre una ventana desde la que todos se pueden asomar a la Edad del Hierro en tierras leonesas y asturianas para mirar después y reflexionar sobre el mundo campesino tradicional que está muriendo delante de nuestros ojos.
Gonzalo Ruiz Zapatero
Catedrático de Prehistoria
Universidad Complutense de Madrid
La autora:
María Ferrer Diez (Trobajo del Camino, León, 1978)
Es Licenciada en Historia por la Universidad de León, donde obtuvo la beca Fray Luis de León para finalizar sus estudios en la Universidad de Córdoba, y posee un Máster de Arqueología y Gestión del Patrimonio en el Interior Peninsular por la Universidad de Alcalá, cuyo practicum llevó a cabo en una conocida empresa arqueológica de Madrid. Ha realizado numerosos cursos relacionados con la Historia, la Cultura y la Arqueología y ha participado como arqueóloga en prácticas, auxiliar y ayudante de dirección en campañas de excavaciones arqueológicas en León, Mallorca, Menorca y Madrid, y en el Museo Arqueológico Regional de Madrid. Además ha realizado las guías de la cripta romana de Cascalerías (León) y de la judería leonesa en las XIV Jornadas del León Judío junto con la responsable de la misma Mª Teresa García Montes, y se dedica a la investigación de árboles genealógicos.

Os podéis descargar la entrevista en este enlace.

Related Posts with Thumbnails